Huérfanos Digitales

HUERFANOS DIGITALES

HUERFANOS DIGITALES

Hay un fenómeno en la cotidianidad en las consultas psicológicas, que vale la pena pensar, en la medida que se suma a los factores que afectan la salud mental y emocional de nuestros hijos /as, y no lo hemos tomado en serio.

Detrás  de los motivos de consulta tradicionales, tales como:

  • No entiendo por qué le hablo y parece no escuchar
  • Se pone bravo por cualquier cosa
  • En el colegio me dicen que esta agresivo
  • En casa no colabora
  • Me grita y me contesta mal
  • Lo veo triste y desmotivado
  • Es como ansioso
  • Hace pataletas de niño pequeño
  • No confía en mi
  • Todo el tiempo quiere estar en las redes sociales

Se esconde un grito, todavía un tanto silencioso diciendo aquí estoy, te necesito, me siento solo, me siento invisible. Se ha encontrado con frecuencia que hay un intruso en la relación  padres e hijos, al que se denomina celular, no es lo único pero es relevante.

Bueno, en esencia no es el celular, es el uso excesivo del celular en los momentos en que estamos “compartiendo” con nuestros hijos, justo en el instante en que esperan que estemos completamente presentes para ellos; si, en ese esperado momento del día, en que nuestros hijos han puesto toda la ilusión de poder compartir con nosotros, en el que se imaginó que lo abrazaríamos, que lo miraríamos a los ojos, que nos contaría algo importante, que sería nuestro centro de atención, que nos entregaría una nota o un dibujo, o que simplemente estaríamos ahí junticos de manera autentica.

En palabras de nuestros hijos esto se puede traducir a…”es que mi mamá/papá, no me prestan atención, porque a toda hora están con su celular, no tienen tiempo para mí, el impacto en su mundo psicológico puede ser; no soy lo suficientemente importante y esto a su vez se traduce en comportamientos que no queremos en ellos, también somos conscientes de la importancia que cobra el mundo moderno estar conectado al celular, porque ahora es más que una oficina.

Mamá y papá, somos el lugar de paz, fuente de amor, de salud mental y emocional, inspiración y motivación al logro, equilibrio, alegría, confianza y la más dulce compañía que nuestros hijos puedan desear, incluso cuando parece que no fuera así.

Artículo tomado de la revista tú y tu bebé

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmailby feather